Blog

3ª MARATÓN VALENCIA 2014 (34 Maratón Trinidad Alfonso)

CURA DE HUMILDAD

 

Valencia fue mi tercera maratón, era la primera vez que iba al Estadio a comprar la camiseta del Elche CF. En aquel momento no lo pensé, pero estaba comprando la camiseta 1 de 17. El RETO 17+1. Cuando te mueve la ilusión por hacer algo, no piensas, simplemente lo haces.

 

Entrada en Meta. Besando el escudo.

El título de ésta maratón no es casualidad. La euforia de la Media Maratón de Santa Pola me llevo a la maratón de Barcelona. La euforia de la maratón de Madrid me llevará por toda España corriendo maratones y la humildad que aprendí en la maratón de Valencia, hará que sea posible.
Falte al respeto lo que significa, correr una maratón y lo pagué. Siempre digo, que lo peor no es cometer errores, lo peor es, no aprender de ellos, aprendí mucho. Me confié, la maratón de Madrid la terminé muy bien, disfrute mucho, pensé que correr una maratón ya estaba hecho y me descuidé en la preparación a Valencia dejando muchos entrenos sin cubrir.

A la maratón no hay que tenerle miedo, pero si respeto.

 

La amistad que nació en las calles de Madrid, hizo que Paco y yo, organizáramos Valencia juntos, en esta ocasión se unió al grupo su hermano Juan Antonio. Correr y preparar una maratón te aporta muchas experiencias que puedes aplicar en muchas facetas de la vida. Otra cosa que te aporta es la amistad, conoces a gente que merece mucho la pena.

 

Nos hospedamos en el mismo hotel, que muchos de los corredores profesionales que vinieron a pelear por la victoria de la carrera. Me sorprendió mucho verlos de cerca por su constitución física. Recuerdo el día de la prueba desayunado; Ellos desayunaron pasta, sin nada, cuando digo sin nada, es sin nada, ni siquiera una triste gota de aceite de oliva. Es el precio de los Sueños. Porqué tienen precio.

Salida maratón de Valencia 2014. Norberto, Paco y Juan Antonio.

 

LA CARRERA:

La salida de Valencia no tenía nada que envidiarle a las dos maratones que había corrido, (Barcelona y Madrid). En Valencia hay un ambiente espectacular, es una maratón que está creciendo año tras año. Recuerdo que hacía frío, fui precavido y me lleve una camiseta vieja, de la que me deshice metros después de la salida. Los minutos previos a la salida, te quedas frío, fue una buena decisión.

Cuando uno NO, prepara bien las cosas, todo son problemas, pero eso es, tanto para correr una maratón como para cualquier otra cosa que hagas en la vida. Asocio la preparación de una maratón con muchas facetas de la vida, por eso me encanta la frase que dice, Eliud Kipchoge, el cual es Medalla de Oro en la maratón de los últimos juegos de Río de Janeiro 2016, entre otros logros. Corredor para la firma Nike en 2017, una Maratón en 2h00´25´(Breaking2, organizado en el circuito de Monza.). Recomiendo este documental.

Eliud Kipchoge, entrada en meta circuito de Monza 2017.

En los primeros km noté que iba muy rápido, pero mí reloj me marcaba un ritmo de 5:05 minutos. El ritmo al que yo quería ir. Todo perfecto, me sentía bien, aunque seguía notando que iba muy rápido. En el km 10 le pregunté a otro corredor que ritmo llevaba… 4:50 minutos, no podía ser, le pregunto a otro, la misma respuesta, 4:50 minutos. Había estado corriendo durante 10km, 15 segundos por encima de mi ritmo y el reloj???????

Reloj utilizado en la maratón de Valencia.

El tema del reloj sin comentarios, estaba pidiendo a gritos un plan renové. Si, lo llevaba sujeto con un velcro que me hizo mí Madre. Hoy día en el running hay mucho “Postureo” que me parece muy bien, y yo el primero. Pero cuando no se puede, no se puede.

 

Cabreado por saber que el resto de la carrera iría sin reloj, y cabreado por saber que pagaría el haber ido durante 10km por encima de mi ritmo, estuve unos km fuera de si. Pero como ya he dicho una maratón es como la vida misma, hay que saber darse cuenta, cuando las cosas no funcionan y tener la capacidad y la flexibilidad de cambiar, de buscar otras opciones. Pensé que tenía que volver a encontrar mis sensaciones mi ritmo y dejarme llevar y disfrutar de la carrera.

Decido preguntar a un grupo su ritmo; 5:00 minutos el km, perfecto aquí me quedo, realmente mi ritmo tenía que ser 5:05 pero como venía de 4:50 me sentía relajado (otro error). La carrera transcurre hasta el km 30, 32 que empiezo a darme cuenta que no había preparado bien la maratón: Subo a un ritmo de 5.20 y sigo subiendo. Recuerdo buscar los carteles, que indicaban el km, 38, 39, 40, como el que busca un tesoro. Cada vez que veía uno, era como ver a un ser divino, cada km eran 10km. Finalmente acabé en 3h:41m cuando iluso de mi, quería hacer 3h:30m. Ya no importaba estaba llegando a la meta, y vaya meta. Maratón de Valencia tiene muchas cosas buenas, pero para mí, lo mejor es la entrada, increíble.

Llego el momento de ponerse guap@, de sacar pecho, de esconder barriga, cabeza alta, zancada elegante, y de recoger el aliento de la gente que te anima. Es tú momento!!!.

 

 

 

 

Siempre que hablaba de las maratones, nunca entraba en detalles de la maratón de Valencia, la tenía “castigada”, me acabo de dar cuenta que escribir sobre ella me ha dado otra visión más positiva, supongo que me he liberado de lo que allí sentí. Escribir sobre ello me ha hecho ver lo mucho que me aportó. CURA DE HUMILDAD.

 

 

Camiseta para la carrera, zapatillas con las que corrí, camiseta conmemorativa, medalla y dorsal.



Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *